jueves, 11 de julio de 2013

Vuelta y Toni-2

Por fin he conseguido volver a acceder al blog, tras mucho tiempo después y muchas nuevas experiencias. Ahora tengo ya Psicopedagogía y un Master de Intervención Psicológica en Contextos de Riesgo a mis espaldas.
Poco a poco iré subiendo actividades, ejercicios y comentarios sobre las pruebas que he realizado con mi sobrino Rafael (motivo por el que empecé la carrera de Audición y Lenguaje) y que tiene ya 15 años.

Hoy voy a comentaros sobre la prueba TONI-2:
A mi hermana le habían dicho que el alumno tenía deficiencia mental asociada al autismo, ya que en las pruebas que le realizaban el máximo de desarrollo que podría sacar era de 4 años. Viendo a mi familia frustrada con la idea de que el niño no avanzase y conociendo a Rafa de primera mano, me extraño que dijesen que tenía deficiencia mental. Por ello comencé a indagar sobre las diferentes pruebas que se le podían realizar para evaluar su inteligencia. Conocía ya la prueba Toni-2 como la utilizada para evaluar la inteligencia de los inmigrantes. Al no depender del lenguaje eliminaba esta gran barrera y permitía conocer la realidad sobre el desarrollo intelectual de los individuos. Encontré una web (ahora mismo no recuerdo cuál, en cuanto la localice hago una mención decente) que comentaba su eficacia en la evaluación de la inteligencia con el alumnado con autismo. Así que decidí intentarlo.

Esta prueba tiene "dos pases" el A y el B, para que se familiarice sin aprenderse la respuesta.
A la hora de evaluarlo, como novata que era con esta prueba, se me pasaron algunos aspectos fundamentales, como eran el explicarle qué debía realizar con las actividades que le presentaba. Unicamente contó con una breve explicación ORAL y la realización de un ejercicio de prueba. Los resultados en este primer pase lo situaron en una inteligencia de 100 (para su edad).
El segundo pase era el que determinaba el CI real que tenía, ya que al haber realizado el primer pase estaba familiarizandose con la prueba. El resultado fue de 111 CI para su edad.

Mi sobrino es muy inteligente y sinceramente, nos chocaba que tuviese deficiencia mental, aunque si tiene autismo. Reconocemos que tenga estereotipias, ecolalias, no sepa expresar lo que siente oralmente y sea cabezón como el solo, pero está por encima de la media en cuanto a CI se refiere.

Hablando con algunos profesores de la facultad me decían que es una ilusión que nos hacemos los familiares de los niños con discapacidad, que nos engañamos. Llego hasta el punto de decirme que el Toni-2 no tenía casi validez. Pero, sinceramente, se evalúa para el acceso a algunas oposiciones mediante test psicotécnicos y eso es lo que es el Toni-2, por lo que yo (y me imagino que su creador) confiamos en esta prueba.

Basandome en los resultados de la prueba, asumimos que mi sobrino en cuestión era vaguete y comodón ("si creen que no se hacer los ejercicios, para qué voy a intentarlo"), por tanto decidí meterle algo de contenido curricular en las sesiones que le realizaba de AL acabando prácticamente dándole clases particulares.

El próximo día os contaré cómo le enseñé a dividir en 1 hora. Yo no considero que tenga demasiado mérito, ya que sabía las tablas de multiplicar a la perfección y como me había demostrado el Toni-2, era inteligente.

1 comentario:

  1. Me parece muy bien que te decidas a retomar tu blog,deseo seas de ayuda para muchas familias.

    ResponderEliminar